domingo, diciembre 22, 2002

Dejar la juventud para ingresar en la edad adulta es como pasar de Carroll a Kafka. No me extraña que tantos se resistan.

sábado, diciembre 21, 2002

Pessoa, deslumbrante

Acaba de aparecer en este mismo mes de diciembre una excelente edición en El Acantilado del Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa. La traducción de este texto aparecido por vez primera en 1982 (a los casi cincuenta años de la desaparición de su autor) ha corrido esta vez a cargo de Perfecto Cuadrado.

La inteligencia e interioridad del portugués resulta deslumbrante. Su capacidad de penetrar en la médula de las cosas es igual o superior a la de Kafka, pero su estilo es mucho más transparente que el del checo. En los textos del Libro del desasosiego (cuyo caracter algo fragmentario e inacabado recuerdan algo Los cuadernos en octava de Kafka) no encontramos esa insistencia en relatar la realidad (o una realidad interior) a través de sueños e imágenes, y que hace de Franz Kafka un autor tan inigualable. Pero con su claridad y menor ambiguedad, puede que Pessoa resulte un autor aún más poderoso que el de Praga.