domingo, diciembre 22, 2002

Dejar la juventud para ingresar en la edad adulta es como pasar de Carroll a Kafka. No me extraña que tantos se resistan.